Blog

temas de wordpress

¿Qué son los temas de WordPress y cuál es el mejor?

Wordpress

¿Qué son los temas de WordPress?

Podríamos definir las plantillas o los temas de WordPress como el conjunto de archivos que nos permiten modificar el aspecto visual de nuestra web, así como la disposición de los elementos que componen la misma. Estos temas se han convertido en una gran ventaja de WordPress. Estos nos permitirán modificar el aspecto visual de nuestro sitio en apenas unos clicks, dándole a nuestro sitio web una funcionalidad totalmente distinta.

¿Cómo funcionan los temas de WordPress?

Su funcionamiento es muy sencillo. De forma muy resumida sería como cuando alguien carga nuestra web desde su navegador, en ese momento nuestro tema de WordPress le pedirá a la base de datos los contenidos que hayamos solicitado y éste se encargará de darle un formato visual a esa información para, posteriormente, mostrarlo en nuestra pantalla.

¿Qué tipos de temas existen?

Principalmente existen dos tipos de temas de WordPress: los temas gratuitos y los temas de pago. Siempre será más recomendable utilizar temas de pago, ya que normalmente suelen ser más seguros y dan menos problemas, aunque esto es algo de lo que hablaremos más abajo. Si te decantas por usar un tema gratuito, puedes escoger cualquiera con buena valoración de la propia web de WordPress. En cuanto a los diseños, existen para todos los gustos, aunque normalmente encontraremos orientados para los siguientes campos:

  • Blogs.
  • Webs corporativas de empresa.
  • Tiendas online.
  • Portfolios.
  • Revistas o periódicos.

¿Qué es un child theme o tema hijo de WordPress?

Ahora que ya sabes qué es un tema de WordPress, es el momento de conocer qué es un Child Theme o Tema Hijo de WordPress.
Un Child Theme (o Tema Hijo) es un tema desarrollado a partir de un tema padre (o Parent Theme), que hereda su funcionalidad básica. Aunque el Child Theme recoge la mayoría de características de su tema padre, éste es un tema que no se actualiza directamente. Al trabajar con un Child Theme en tu web, estarán instalados tanto el tema padre como el hijo, pero solo el padre se actualiza. Pero…

¿Para qué sirve un Child Theme en WordPress?

Cuando estás creando tu sitio web en WordPress, en ocasiones, sentirás la necesidad de modificar alguna característica del tema que estés utilizando, ya sea un cambio del CSS, añadir alguna funcionalidad nueva mediante código etc. El problema es que, si modificamos el Tema Padre, cuando se produzca una actualización, todos las modificaciones se perderán.
Sin embargo, esto no ocurre en el Child Theme, lo cual te permite conservar cualquier cambio que hayas hecho y poder mantener todo el software (el tema, los plugins, etc.) actualizado y al día, dando como resultado una web totalmente personalizable pero sana y segura.

Cómo elegir el mejor tema de WordPress

A continuación, veremos algunos puntos importantes y a tener en cuenta a la hora de elegir nuestro tema de WordPress, ya sea de pago o gratuito.

  • Presupuesto. ¿Qué tal estás de presupuesto? Si quieres darle un aspecto realmente profesional a tu web, deberías plantearte el invertir en un tema Premium. No solo te beneficiará en aspecto, sino en muchos mas campos.
  • Funcionalidad. ¿Qué función o funciones tiene tu web? Recuerda que no es lo mismo un sitio web de carácter personal como el que puede tener una empresa. Si quieres que tu sitio web se convierta en tu base de operaciones de tu negocio presta atención a este punto y busca que sea flexible y escalable, permitiéndote hacer lo que quieras hacer. Define primero tus metas.
  • Posibilidad de personalización. Quizás tu objetivo es dar un toque diferenciador a tu web. Existen temas de WordPress que te permitirán personalizarlos, aunque no todos lo hacen con la misma comodidad, en ocasiones, quizás te toque modificar el código CSS, por lo que, busca siempre una plantilla que te permita personalizarla al máximo teniendo siempre en cuenta tus conocimientos.
  • Disposición de la información. La disposición de la información del tema es un punto muy importante a tener en cuenta, dado que, este influye directamente en la flexibilidad de nuestra web.
    Existen plantillas que incorporan multitud de opciones, como barras laterales, sliders o pase de diapositivas etc
    Ten en cuanta siempre que es lo que quieres ofrecer en tu web y analiza a fondo las demos de los proveedores que más te gusten.
  • La reputación del diseñador. Cualquier persona, con los conocimientos necesarios, puede crear una plantilla, promocionarla en internet y ponerla a la venta. No descarto el trabajo que esta tiene, pero es importante tener mucho cuidado en esta fase de nuestro proyecto, pues, no siempre es agradable cambiar de plantilla una vez tenemos una gran cantidad de contenido y una personalización muy diferencial del resto.
    Así que, asegurate de que el diseñador de la plantilla tiene buen gusto y reputación, te ahorrarás muchos dolores de cabeza en el futuro.
  • Busca diseños que de verdad te gusten. ¿No te decides aún?, ¿has probado a ver webs que sean similares a la tuya? Quizás algún diseño de otra web te guste, si es así, no dudes en contactar con el dueño de la misma y preguntarle por el tema que utiliza.
  • Velocidad de carga. El tiempo de carga es un punto de vital importancia y gran repercusión dentro de una web. Si bien el 54% de los usuarios suelen abandonar una página web si el tiempo de carga supera los 3 segundos, imagina cuantos visitantes puedes perder. Por ello, busca siempre temas con código limpio y optimizado de forma que afecten los menos posible al rendimiento de nuestra web.
  • Código orientado al SEO. Si tu tema no respeta el orden jerárquico del contenido HTML, no usa etiquetas importantes como alt, ni utiliza un código limpio es posible que no solo no tengas visibilidad, sino que serás penalizado por Google.
  • Diseño Responsive. Hoy en día la probabilidad de que un usuario entre desde un dispositivo móvil o tablet a nuestra web es igual o quizás mayor de que entren desde un ordenador. Si tu diseño no es capaz de adaptarse a estas resoluciones estarás perdiendo público. Así que, opta siempre por un diseño responsive.
  • Actualizaciones Periódicas. Todo tiene fecha de caducidad y los temas no son una excepción. Un tema que no se renueve cada cierto tiempo inspira poca profesionalidad y por lo tanto, desconfianza.
  • Soporte técnico. Tarde o temprano algún problema llegará y debes estar preparado para afrontarlo. El apoyo por parte de un equipo técnico profesional es un elemento fundamental en el que se va a establecer tu proyecto. No sólo deben tener capacidad de resolver tus problemas con eficacia y en un corto periodo de tiempo sino que tienen que transmitirte parte de sus conocimientos para que aprendas de forma proactiva ahorrándote tiempo tanto a ti como a ellos mismos.

En pocas palabras

Si quieres desarrollar por ti mismo tu web o blog, tendrás que recurrir tarde o temprano a los temas de WordPress. El tema por excelencia no existe y, probablemente, nunca existirá. Tendrás que seleccionar aquél que por sus características se adapte más a tus necesidades.

¡Si te ha gustado comparte y haz comunidad!